Archivos



«  


» 






En el código de los ladrones nunca estuvo bien visto robarle a un pobre que no tiene ni para comer. Por eso las dos personas que el lunes de madrugada desvalijaron el almacén de Cáritas en el barrio cartagenero de Los Dolores estarán tomando precauciones para que su mala acción ni siquiera trascienda entre los de su condición por si tiene consecuencias inesperadas para ellos. Porque no robaron en la sede de una asociación caritativa que se vuelca con los que menos tienen, sino que le quitaron el alimento a quien más lo necesita en estos momentos de asfixia económica.

Lo que sí está muy claro es que los ladrones no pasan tanta falta como las personas a las que iban destinados los productos robados. Eso se sabe porque rebuscaron entre los lotes empaquetados para llevarse botes de legumbres, botellas de aceite, paquetes de Cola Cao, seiscientos litros de leche y otros alimentos que tienen fácil salida en el mercado negro. Todo lo que consideraron de menor valor lo dejaron allí.

«Ya pasó hace unos meses, que hubo un doble robo a pesar de que habíamos cambiado la puerta. Entonces hicieron saltar las cerraduras. Creo que han vuelto a ser las mismas personas», explicó ayer apesadumbrado el párroco de Los Dolores, José Antonio Moreno.

Puerta rota
El sacerdote mantiene la teoría de que el asalto nocturno fue cometido por dos personas, que reventaron las planchas de la puerta del almacén para acceder al interior. Después, uno de ellos realizó una selección de productos entre los paquetes familiares que ya estaban preparados para su distribución. El otro vigilaba en la puerta y ayudaba a cargar el botín en un vehículo.

Cáritas posee este almacén en Los Dolores para asistir a personas necesitadas que viven en los barrios del norte de la ciudad de Cartagena. Los voluntarios entregan una vez a la semana los lotes de alimentos a gente previamente seleccionada en las parroquias de la zona.

«Es triste por las personas a las que se les impide acceder a unos alimentos que necesitan, pero siempre ha habido robos en los cepillos de las iglesias», lamentó el sacerdote.

A pesar del contratiempo, Moreno garantizó que disponen de donaciones suficientes para realizar hoy una nueva entrega.

Intensa labor caritativa
El almacén de Los Dolores es una de las dos bases principales de recogida y distribución de alimentos que tiene Cáritas en la ciudad de Cartagena. La asociación religiosa también dispone de otro local en el casco antiguo donde abastece de comida y ropa a personas sin recursos económicos, principalmente ancianos e inmigrantes.

En tiempos de crisis, Cáritas también ha respondido a las peticiones de ayuda con la apertura de un supermercado, denominado Los Panes y Los Peces. En él vende productos muy rebajados a familias que tienen pequeños ingresos económicos pero insuficientes para subsistir. En esta iniciativa colabora con otras organizaciones religiosas y las cuatro cofradías de la Semana Santa.


Etiquetas: , , ,