Categorías

  • No hay categorías

Archivos



«  


» 






La Audiencia Nacional ha condenado a un estudiante de Palma a devolver una beca de más de 2.000 euros por no haber ido a clase. En concreto, la sentencia obliga al alumno a reintegrar al Estado los 2.085 euros que recibió, más los correspondientes intereses. En total, deberá desembolsar 2.310 euros.
Este estudiante solicitó y obtuvo una beca del Ministerio de Educación y Ciencia para cursar primero de fotografía artística en la Escuela Superior de Diseño de Palma durante el curso 2005/2006. Ahora le toca devolver el dinero que recibió ya que ha incumplido uno de los requisitos fijados: asistir a más de un 50 por ciento de las horas lectivas.

Absentismo

La secretaría de la Escuela emitió un certificado dejando constancia del absentismo del alumno, ya que su tutor informó que el estudiante había faltado a más de la mitad de las clases. Por ello, el director general de Cooperación Territorial, según lo dictado por el ministerio de Educación en 2008, le obligó a reintegrar la beca recibida de 2.292 euros, exceptuando los 207 euros que se le concedieron para comprar libros y material escolar.
El estudiante presentó un recurso y alegó que la Administración no podía probar que había faltado tanto clase e incluso indicó “que se presentó al examen de inglés en febrero de 2006″. Según reza la sentencia de la Audiencia Nacional que desestima el recurso, da igual si el alumno acudió o no a dicho examen ya que eso no implica que el alumno fuera a clase. Por todo ello y habiendo quedado acreditado que el aspirante a fotógrafo faltó a más de las mitad de las clases, debe devolver el dinero recibido.
Esta convocatoria del ministerio de Educación y Ciencia de becas y ayudas al estudio de carácter general para el curso académico 2005/2006 estaba dirigida a alumnos de niveles postobligatorios no universitarios y para universitarios que cursan estudios en su comunidad autónoma.

Requisitos para ser becario

En la convocatoria se establece que las secretarías de los centros educativos deben comprobar que los alumnos que han sido beneficiados con una beca la destinan a la finalidad para la que fue concedida, esto es: cuando el becario se dé de baja en el centro antes de finalizar el curso, cuando no haya asistido a un cincuenta por ciento o más de las horas lectivas fijadas –salvo que esté dispensado de escolarización– o por no haber pagado por servicios prestados por el centro para cuya financiación se hubiera concedido la ayuda económica.

Fuente:diariodemallorca.es