Archivos



«  


» 






Un hombre de 40 años y nacionalidad colombiana, atormentado por la tentación que despertaba en él una de sus vecinas, quiso amputarse el pene con un cuchillo de cocina. Se intentó autolesionar después de interpretar literalmente los versículos bíblicos de Marcos 9, 43-47: “Si tu mano te hace pecar, córtatela. Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno, donde el fuego nunca se apaga. (…) Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo. Más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno”.

Su acción se vio finalmente frustrada, no consiguió rebanarse el falo, porque no aguantó la impresión que le causó la sangre brotando de él. Sus vecinos tuvieron que transportarle hasta el Hospital General de Barranquilla, donde fue ingresado durante 10 días, según ha informado el Heraldo de Colombia.

Alberto Barros Hernández, urólogo que atendió el caso, manifestó “El paciente ingresó a urgencias con un trauma abierto de pene por arma cortante. La herida fue de 4 centímetros de profundidad. Inmediatamente fue intervenido quirúrgicamente. La herida fue suturada y el paciente se recupera sin contratiempos”. El médico agregó que el paciente tenía el pene edematizado por la salida abundante de sangre y varios hematomas.

Alexi Mattos, delegado de la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Barranquillas, ha declarado “muchas personas en la búsqueda de la perfección y la santidad recurren a medidas extremas. No juzgaremos a nadie. No se trata de sacarse un ojo, cortarse el brazo o el pene, sino de acabar con situaciones emocionales o circunstancias como la de este caso, que podían llevarlo a pecar. La Biblia no debe ser entendida literalmente. Se debe analizar el contexto histórico en que fue escrita”.


Etiquetas: , , ,