Archivos



«  


» 






Si por algo es conocido Hollywood es por su capacidad para falsear la realidad. Los sets de rodaje son, cada vez más, un gran simulacro formado por pantallas verdes. Y lo que en su día eran verdaderos carruseles de acción real se han convertido en imágenes digitales retocadas y entrecortadas. Y aun así, todavía quedan algunos actores capaces de sacrificar su integridad física para insuflar verismo a sus escenas de acción. Presentamos aquí, cortesía de la página web Popcrunch, una lista con algunos de los actores más valientes del panorama cinematográfico.

Tom Cruise. Conocido por asumir sin miedo gran parte de las escenas de acción de sus películas, Cruise alcanzó sus mayores cotas de audacia gracias a su participación en la saga de Mission: Impossible. La lista de peripecias es notable: escalar montañas rocosas, conducir camiones, dar espectaculares salto mortales… Aunque el reto mayor le llegó a Cruise en la primera parte de la saga, cuando tuvo que interpretar la escena del restaurante rodeado de acuarios. Esquivar un sinfín de vidrieras haciéndose añicos y, al mismo tiempo, escapar de 16 toneladas de agua, que se dice rápido. Brian de Palma quería que la escena respirara verdad y Cruise se jugó el tipo por ello.

Keanu Reeves. Aunque Reeves suele ser víctima de bromas a propósito de su falta de expresividad, no se le puede negar que es un tipo de acción. Es legendaria la anécdota que dice que Jan de Bont, el director de Speed, prohibió tajantemente al actor realizar una escena en la que su personaje saltaba de un coche en marcha a un autobús. Haciendo caso omiso de la recomendación, Reeves pasó días ensayando la escena secretamente, hasta que el día de rodaje definitivo solicitó realizarla él mismo… con absoluto éxito (aunque se dice que De Bont estuvo a punto de sufrir un infarto).

Daniel Craig. Cuando decidió aceptar el papel en la saga de James Bond, Craig tuvo claro que su misión sería intentar llevar a cabo él mismo el mayor número posible de escenas de acción. En Casino Royale, el resultado de dicha decisión fueron un buen montón de rasguños; sin embargo, el verdadero reto le llegó en Quantum of Solace, donde una persecución por los tejados de una ciudad enfrentó al actor a uno de sus miedos más viscerales: las alturas. No sólo eso, sino que Craig tuvo que saltar sobre un autobús en marcha. Ahí es nada.

Christian Bale. Aunque es conocido por su buena disposición a realizar escenas peligrosas (rodó todas las que le exigía el papel de Batman), Bale rozó la barbaridad cuando decidió adelgazar aproximadamente 30 kilos, en unos pocos meses, para su papel protagonista en El maquinista. Se cuenta que, durante semanas, lo único que ingirió Bale fueron café y manzanas. Todo para dar credibilidad al deterioro de su personaje. El director, Brad Anderson, cuenta que nunca le pidió a Bale que hiciera tal sacrificio. Fue decisión suya llegar a pesar ¡55 kilos!

Matt Damon. Metido en la piel de Jason Bourne, el popular agente amnésico, Damon ha tenido que encarar un buen número de escenas de acción. Según cuenta el actor, la más delicada de todas fue una en la que existía el riesgo de quedar atascado en una zona inundada. “Morir ahogado es un miedo inherente al ser humano”.

Jackie Chan. Al lado del gran Jackie, todos lo otros miembros de esta lista parecen aprendices. Aunque claro, la gloria tiene un precio, que en el caso de Chan ha resultado en múltiples lesiones. Sufrió quemaduras de segundo grado y casi queda paralítico durante el rodaje de Police Story; sufrió fuertes contusiones en el cuello a propósito de un salto desde una gran torre en el rodaje de Project A; se abrió la cabeza hasta el punto de que le sangraron los oídos en Armor of God… Si queréis ver al verdadero Jackie en acción, no os perdáis las tomas falsas que acompañan a los créditos finales de sus películas. Son testimonios de heroísmo en estado puro.

Harrison Ford. Sobre sus espaldas reposan dos de los personajes más carismáticos de la historia del cine: el Han Solo de La guerra de las galaxias e Indiana Jones. En ambas sagas, Ford asumió interpretar la mayoría de las escenas de riesgo (un 90% según cómputos extra-oficiales). Lo más sorprendente del caso es que para la última y reciente entrega de la saga de Indy, Harrison siguió empeñado en arriesgarse por la veracidad del filme, algo nada desdeñable viniendo de un señor de 65 años.

Viggo Mortensen. Para el papel que lo catapultó a la fama, el de Aragorn en la trilogía de El señor de los anillos, Mortensen no tuvo reparos a la hora de encarar todas sus escenas de acción. Hasta tal punto, que el director Peter Jackson solía referirse a él, y a otros dos dobles de acción, como “los heridos andantes”. Dice la leyenda que durante el rodaje de una escena, una mañana, Viggo se rompió un diente. A la hora de comer, apareció un dentista que le arregló el estropicio. Y por la tarde, el actor volvió al trabajo como si nada hubiera ocurrido. Un tipo duro, sí señor.

Sylvester Stallone. Otro veterano para el que parecen no pasar los años es para el bueno de Sly. Según cuentan los miembros del equipo de rodaje de la última entrega de Rambo, el actor se negó a utilizar dobles en sus escenas de acción, continuando una práctica llevada a cabo en toda la saga. ¿La diferencia? Esta vez, Stallone ya sumaba 61 primaveras.

Jason Statham. No es ningún secreto que una de las pasiones de Jason Statham (el protagonista de Snatch, The Italian Job y Transporter) es protagonizar escenas de persecuciones motorizadas. Su devoción por el riesgo y el compromiso actoral le llevaron a interpretar él mismo una de las escenas más arriesgadas de Crank, en la que el su personaje se paseaba a toda leche por las calles de Los Angeles en una motocicleta, vestido únicamente con una bata de hospital. El tipo tiene agallas.

Buster Keaton. Uno de los actores más legendarios del periodo mudo fue también uno de los más inconscientes a la hora de encarar situaciones de riesgo. La más sorprendente (y descerebrada) de todas fue una que dio pie a una de las secuencias más inolvidables de ese clásico llamado Steamboat Bill Jr. En ella, Keaton vio como un muro de casi una tonelada de peso caía sobre su menudo cuerpo con la única protección de una pequeña ventana que debía permitirle atravesar la pared con sólo unos pocos centímetros de margen. Simplemente increíble.


Etiquetas: , , , , ,