Archivos



«  


» 






La familia de un fallecido pidió en un tanatorio de Lorca (Murcia) que un médico certificara por segunda vez la muerte del difunto porque, pese a que las horas pasaban, presentaba un buen color sin rastro de lividez.

El hombre, de 70 años y fallecido de un infarto, estaba siendo velado en un tanatorio de Lorca cuando los familiares se dieron cuenta de que el cadáver presentaba un color rosado, más propio de la vida que de la muerte, por lo que solicitaron un médico para certificar de nuevo la muerte de difunto, informaron este miércoles fuentes del tanatorio.

El médico confirmó que el hombre estaba muerto y explicó que la razón del color del finado era que llevaba un marcapasos todavía en funcionamento, lo que hacía que mantuviera su buen color.


Etiquetas: , ,