Archivos



«  


» 






Con el propósito de aumentar su autonomía energética, la ciudad de París comenzó a perforar su subsuelo, que posee un gran potencial para las energías renovables, en busca de agua caliente para la calefacción de 12.000 apartamentos.

La perforación comenzó en febrero al norte de la capital, en un sitio desierto entre la avenida de circunvalación y el canal Saint Denis. “Hay que fortalecer la robustez de las ciudades ante las crisis energéticas potenciales, desarrollando nuestras propias potencialidades”, explica Denis Baupin, adjunto ecologista del alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoe.

En materia de geotermia, “Francia está globalmente atrasada con respecto a otros países europeos, porque no se ha invertido lo suficiente en las energías renovables”, añade. “A medida que se perfora más profundamente el agua es más caliente”, explica Michel Galas, responsable de la Compañía Parisiense de Calefacción Urbana, que supervisa los trabajos de performación que van hasta cerca de dos kilómetros de profundidad.

En ese estrato geológico el agua alcanza naturalmente los 57 grados celsius. Puede ser entonces traída a la superficie para alimentar la red de calor destinada a la calefacción de los edificios. “Es una energía 100% renovable”, recalca Galas, añadiendo que la perforación va a continuar noche y día durante tres meses para alcanzar la profundidad requerida.

Posteriormente el agua caliente será transferida a la red de calefacción. 12.000 apartamentos de un barrio residencial de París se beneficiarán en 2011 gracias a ese proyecto que tiene un monto de 31 millones de euros, de los cuales 5,4 provienen de subvenciones de la Agencia del Medio Ambiente y el Control de Energía en la Región Ile de France.

La utilización de esta energía matural permitirá evitar la emisión de 14.000 toneladas de CO2 anuales, según Galas. Se puede comparar esta cifra a lo emitido por un vehículo en un viaje de 470.000 km. La geotermia suministrará 54% de las necesidades energéticas de esta nueva zona residencial de París.

Según Galas, unos 30 sitios en París y sus alrededores utilizan ya la energía geotérmica desde los años 70 y 80. “Durante 25 años, no hubo nuevos proyectos porque el precio del barril de petróleo había bajado, pero en el transcurso de los últimos años, una mayor consciencia de las cuestiones medioambientales, combinada al alza del barril, renovaron el interés por esta técnica”, dijo.

La geotermia es utilizada desde la época de los romanos. El agua extraída puede ser utilizada para la calefacción o para producir electricidad. El calor de las profundidades de la tierra alcanza en promedio 14 grados, cualquiera que sea la estación.

En Islandia, país de los geysers, una cuarta parte de la electricidad proviene de las centrales geotérmicas, mientras que nueve de cada diez edificios usan esa energía para su calefacción. La geología de Francia no permitiría la utilización de esta energía a esa escala, pero existe ya un importante potencial inutilizado.

El éxito no está sin embargo completamente garantizado. Un proyecto parisino fue abandonado en 2007 después de que la perforación revelara que los recursos de agua eran insuficientes, reconoce Baupin.

“No se trata de hacer que París sea autosuficiente energéticamente, eso parece un objetivo demasiado ambicioso, sino de hacernos menos vulnerables ante las eventuales crisis energéticas”, dice.


Etiquetas: , , , , ,