Archivos



«  


» 






La ola de frío que llegó esta semana a la usualmente cálida Miami (Florida, sur de Estados Unidos) provocó un fenómeno sorprendente en parques cercanos a la ciudad: una especie de lluvia de iguanas que caían de los árboles adormecidas por efecto de las bajas temperaturas.

En los parques Bill Baggs y Crandon de Key Biscayne (al sur de la ciudad) se pudo ver a los reptiles caer pesadamente sobre la tierra como si estuvieran muertos, mientras agentes municipales los recogían del suelo y los ponían a calentarse al sol.

La iguana tropical es un reptil de sangre fría que requiere una temperatura ambiente superior a los 23 grados y preferiblemente en torno a los 35, pero el termómetro el miércoles y el jueves alcanzó mínimas de 4 y 5 grados en algunas áreas del sur de Florida.

“Con temperaturas por debajo de los 15 grados centígrados las iguanas comienzan a tener problemas de movimiento, pero si la temperatura desciende de los 5 grados quedan completamente paralizadas”, comentó el doctor Perran Ross, experto del departamento de Vida Silvestre, Ecología y conservación de la Universidad de Florida.

Por eso, en días de intenso frío su cuerpo queda en un estado de adormecimiento, sólo su corazón continúa en funcionamiento y caen al no lograr sostenerse en lo alto de los árboles, donde se refugian.

“Algunas sufren por el frío un daño irreversible y mueren, otras son capaces de recalentar su cuerpo poniéndose al sol y logran recuperarse”, dijo Ross.

Las iguanas tropicales no son nativas del sur de Florida, sino que fueron introducidas desde México, Centro y Sudamérica.


Etiquetas: , ,